Las lágrimas de Miriam Cruz

En programa Ni Santas Ni Pecadoras confesó, por primera vez, detalles nunca antes revelados de su vida privada.

Entre lágrimas y una profunda tristeza, Miriam Cruz confesó en el programa “Ni Santas ni Pecadoras” haber perdido a su padre a los 14 años mientras se encontraba de gira, siendo éste el momento más doloroso que le tocó vivir en la vida.

“Yo tenía como 14 años y estábamos en Puerto Rico en una gira de 6 meses. Y en eso yo siento un movimiento medio raro de las muchachas en torno a mí. Y solamente recuerdo que dijeron: y cómo se lo decimos. Yo estaba con Belkis Concepción aquella vez y estaba su madre y me dijeron: Miriam tú tienes que ir para Santo Domingo. Yo recuerdo que en el avión decía Señor que no sea nada malo en mi casa., pero mi papá falleció estando yo de gira”

Recordó que su padre siempre la motivó a cantar y lamentó el que nunca pudo disfrutar lo que tanto anhelaba, verla en los escenarios. Sin embargo, pese al dolor de la partida, Miriam se armó de mucho valor y aprendió a desarrollar un carácter mucho más fuerte, pues “tenía que seguir adelante”.

“Una semana después del fallecimiento de mi padre yo tenía que ir a un estudio de grabación a hacer “mami que será lo que quiere el negro” y fue mi primera grabación, con dolor, y esas son las cosas que la gente no sabe. Uno vive momentos preciosos de fantasía pero nadie sabe que detrás de esa artista que la gente está mirando hay un ser humano que siente y que padece”, sostuvo Miriam en medio de lágrimas y la voz entrecortada.

Y es que la vida del artista y alcanzar el tan anhelado éxito implica hacer muchos sacrificios. “Nosotras como mujeres sacrificamos mucho más que los hombres, sacrificamos primero nuestra vida privada, inmediatamente usted logra el éxito, ya es una persona pública, no hay nada que ocultar, después nuestra vida familiar, nuestras intimidades, son muchas cosas que uno va dejando en el camino”, recalcó Eunice.

Por su parte Miriam reveló que tuvo que sacrificar su adolescencia y sus estudios, pues era estudiante libre, pero sobrellevarlos junto con las largas y agotadoras giras se tornaba bastante difícil. ”Lo más que yo sacrifiqué fue mi adolescencia, el crecimiento normal de una muchachita de 13 años, fui directo a los escenarios grandes, directo a cambiar de vida, dejar los amigos atrás, dejar de ver la familia en los momentos que más tenía que estar con ellos, de repente un consejo de mi padre que me hizo mucha falta. Un sin número de cosas que hoy día yo miro hacia atrás y verdaderamente esas son cosas que te marcan”.

El amor fue otro factor que se puso sobre el tapete, pues tanto Eunice como Miriam manifestaron haber tenido problemas en ese aspecto: “a veces cuando nos encontramos de cara con el amor no sabemos a quién es que están amando, si es a la artista o es a la mujer. Y ese punto ha sido muy marcado en mí. Yo pienso que sacrifiqué el momento de más esplendor de mi carrera cuando me casé“, expresó Miriam.

Sin embargo, pese a los muchos sinsabores que puede traer la agitada vida del artista Miriam concluyó diciendo que “al final de la jornada vale la pena mucho sacrificio porque es lo que hoy me permite estar ante la gente y mostrar quien soy en un escenario, sentir la satisfacción de que a ellos les está gustando mi trabajo, que me siguen, que me quieren, que la gente me demuestre cariño, eso no tiene precio”.

1 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios estan siendo moderados y seran publicados a la brevedad. Gracias.

 
Copyright 2012 © | Miriam Cruz | www.miriamcruz.com | Todos los Derechos Reservados. | All Right Reserved.